La primera respuesta, la ayuda humanitaria

ayuda

El día 8 de septiembre se celebra en España el Día del Cooperante, una fecha que desde 2006 conmemora la labor de miles de cooperantes en todo el mundo dedicados a trabajar por alcanzar un mundo mejor. Para enmarcar este reconocimiento, durante toda la semana se han previsto interesantes actividades de sensibilización a las que te invitamos a participar.

Para contribuir a esta celebración, desde este Infoscout Especial queremos ahondar en uno de las diversos tipos de cooperación, la ayuda humanitaria, entendida ésta como el conjunto de actuaciones de emergencia realizadas en casos de desastres que provocan crisis humanitarias (catástrofes naturales, conflictos armados, crisis económicas). Su misión es cubrir las necesidades básicas de la población. Pero el concepto es mucho más amplio.

La ayuda humanitaria “consiste en suministrar cuidados, socorrer, pero haciéndolo de modo que se realice y sea percibido como imparcial, no discriminatorio e independiente de cualquier ideología, religión, etc y dirigido a salvar vidas, mantenerlas con dignidad, suministrar protección y resolver las necesidades básicas de las víctimas”. Es la definición que recoge la nueva Guía práctica de proyectos de cooperación internacional, que pronto tendrás en tu grupo scout.

Según el Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación al Desarrollo del Instituto Hegoa, que diferencia entre acción humanitaria, ayuda humanitaria y ayuda de emergencia, “es importante subrayar que la ayuda y la acción humanitarias se caracterizan no sólo por unas determinadas actividades y objetivos, sino también por una serie de principios éticos y operativos que tradicionalmente les han sido inherentes, entre los que destacan la humanidad, la imparcialidad, la neutralidad y la independencia”.

Por su parte, Cruz Roja, dependiendo de la gravedad de los sucesos, aborda la ayuda humanitaria desde tres enfoques:

  • Inmediata, enviando en menos de 48 horas los recursos humanos y materiales, que satisfagan las necesidades más inmediatas.

  • Urgente, actúa en los días posteriores al inicio del desastre intentando restablecer la normalidad, y asegurando que las necesidades básicas quedan cubiertas.

  • Sostenida, con una planificación del trabajo que se prolonga mientras persistan situaciones de debilidad social y económica.

Sobre la base de la ayuda humanitaria recae, además, la responsabilidad, de reducir la vulnerabilidad de las poblaciones a más largo plazo. La cooperación al desarrollo y la sensibilización y educación para el desarrollo, por su parte, deberían convertirse en la base de las relaciones internacionales en un mundo sin fronteras que clama por vínculos de solidaridad, justicia e igualdad.

El Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria, un centro de referencia en nuestro país, cuenta con interesantes materiales y recursos que te permitirán conocer con detalle las acciones de emergencia y las crisis humanitarias, las buenas prácticas y las lecciones aprendidas.

Print Friendly, PDF & Email
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *