Fracasa la cumbre alimentaria de la FAO

Fracasa la cumbre alimentaria de la FAO

Había escepticismo previo, pero también expectativas e ilusiones esperanzadoras para atajar las causas estructurales que han generado la crisis alimentaria actual. El resultado de la Cumbre de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria de la FAO, celebrada la pasada semana en Roma, ha sido decepcionante y así lo han hecho saber las organizaciones sociales.

¿Cuál es la situación actual?
En el último año, los precios de los cereales y el grano básico han subido más de un 50%. Esta subida afecta directamente a 850 millones de personas, que hoy ya padecen hambre en el mundo. En los próximos años serán 950 millones las personas que sufrirán hambre, según el Banco Mundial (BM).

¿Qué se esperaba?
Precisamente lo que no han hecho los más de 40 jefes de Estado y de Gobierno que asistieron a la cumbre.

  • Motivar un cambio de tendencia en las políticas económicas y comerciales de dependencia Sur- Norte.
  • Enfrentar los monopolios de las multinacionales agroalimentarias, que controlan todos los tramos de la cadena de producción de alimentos, desde las semillas, a los fertilizantes y distribución de alimentos. Según declaraciones del ex relator de la ONU para el Derecho a la Alimentación, el suizo Jean Ziegler, esta “es la victoria de las grandes empresas, que controlan casi el 80% del comercio agrícola en el mundo”.
  • Abordar los efectos de la producción de biocombustibles. Según Intermón Oxfam, éstos son los responsables del 30% del alza global de los precios de los alimentos.
  • Frenar la salvaje especulación de la industria agrícola. Los flujos de capitales que antes especulaban con bienes inmuebles han pasado ahora al de las semillas, herbicidas y pesticidas.

¿Qué se ha obtenido?
En resumen, medidas imprecisas y líneas de acción que llevan al mantenimiento de un modelo que prima los intereses económicos de grandes multinacionales a las necesidades alimentarias de millones de personas.

  • Declaraciones de buenas intenciones y promesas de millones de euros que al final de la cumbre no se sabe cómo se van a invertir. Se ha integrado un fondo de 6.500 millones de dólares para reactivar el sector agrícola mundial. España se ha comprometido a donar 500 millones de euros.
  • La propuesta del Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, de aumentar un 50% la producción de alimentos y rechazar las limitaciones impuestas a la exportación por algunos países.
  • Recomendaciones a favor de una mayor apertura de los mercados en el Sur, subvencionar importaciones de alimentos con ayuda al desarrollo.

¿Quiénes salen perjudicados?
Los millones de campesinos y campesinas que no pudieron defender sus posturas en la Cumbre, las millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza, ciudadanos y ciudadanas de a pie que reclaman relaciones comerciales justas y la sostenibilidad del planeta.

¿Cuáles son las propuestas para resolver la crisis?
Implica acciones de envergadura, pero sobre todo voluntad política. La periodista y autora del libro En pie contra la deuda externa (El viejo topo, 2008), Esther Vivas, propone algunas salidas.

  • Regular y controlar el mercado y el comercio internacional.
  • Reconstruir las economías nacionales.
  • Devolver el control de la producción de alimentos a las familias campesinas y garantizar su acceso libre a la tierra, a las semillas, al agua.
  • Sacar la agricultura de los tratados de libre comercio y de la OMC.
  • Poner fin a la especulación con el hambre.
Print Friendly
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *