Océanos de Plástico

En 1988,  la revista National Oceanic And Atmospheric Administration publicó un artículo que vaticinaba una mancha de basura en el océano, hoy en día mide 1,5 millones de metros cuadrados (tres veces España).

De la basura que cada año se vierte en el mar (8 millones de toneladas), el 80% son plásticos, de los cuales un 70% se encuentran en los fondos marinos. Lo más alarmante es que la basura ha destruido un tercio de la superficie de hábitats marinos y se estima que el 35% de los ecosistemas marinos críticos han sido devastados.

“La contaminación marina de basura y plástico siempre ha existido, pero no nos hemos preocupado hasta que no ha comenzado a perjudicar económicamente” Tania Montoto, coordinadora del área marina de Ecologistas en Acción.

Uno de los vertidos de plástico más perjudiciales son las micropartículas (750.000 fragmentos de este material por kilómetro cuadrado), que con el tiempo, la radiación solar y otros procesos químicos, físicos y biológicos, pierde resistencia y se descompone formando y se integran en este entorno siendo consumidos por los peces, lo que está provocando la muerte de especies.

Día Mundial de los Océanos

Los océanos cubren alrededor de dos tercios de la superficie de la Tierra y son el verdadero pilar de la vida. Generan la mayor parte del oxígeno que respiramos, absorben una gran cantidad de las emisiones de carbono, ofrecen comida y nutrientes, regulan el clima, y son económicamente importantes para los países que confían en el turismo, la pesca y otros recursos marinos para sus ingresos.

Desafortunadamente, la presión humana, que incluye la sobreexplotación pesquera y la pesca ilegal, desconocida o sin regular, así como las insostenibles prácticas de acuicultura, la polución marina, la destrucción del hábitat, las especies invasivas, el cambio climático, y la acidificación están causando un grave daño a los océanos y los mares.

La labor que hay que llevar a cabo no se consigue con una sola persona o un solo gobierno, es una tarea conjunta en la que todos debemos esforzarnos y contribuir de alguna manera. En los océanos tenemos 1.300 millones de km3 de agua en su totalidad, que cada vez va aumentando más y más con el deshielo de los casquetes polares.

Los datos más preocupantes apuntan a que un 64% de la superficie de los océanos se encuentra fuera de la jurisdicción de cualquier Estado. Esas aguas de nadie son también seguramente las más codiciadas para realizar fechorías sin ningún tipo de repercusión, son perfectas para ello. Son las que debemos cuidar con apremio, aún teniendo en cuenta que las que sí controlamos siguen la mayoría con una problemática medioambiental muy importante, desde el propio mar Mediterráneo al Océano Pacífico.

Otros de los aspectos a tener en cuenta en este cambio de mentalidad necesario para poder abarcar este gran proyecto que es salvar nuestros océanos, son la cantidad de recursos naturales submarinos que en la actualidad vienen satisfaciendo nuestra demanda de productos: alimento, medicinas, agua, entre otros y además, petróleo y gas natural. Un 33% del petróleo proviene de zonas submarinas, y un 25% del gas natural, y cada vez son a más profundidad y en mayor número. Unos recursos que están provocando una alteración de los propios ecosistemas con la contaminación que provocan, si nuestro sistema de producción no cambia hacía una alternativa más sostenible, terminarán por modificar para siempre el medio marino.

7 ideas para sanar el océano

Este verano intenta sumarte a esta causa: es por ti, y es por todos.

  1. Cuando vayas a la playa no dejes tu basura tirada, deposítala en los contenedores respectivos, y si es una playa virgen, vuelve con la basura a tu casa para que tenga un buen fin.
  2. Nunca olvides plásticos en la arena, terminarán llegando al mar.
  3. Así  tampoco deberás tirar tus colillas, por muy pequeñas que te parezcan, son muy contaminantes.
  4. Evita los bronceadores solares químicos, ya sabrás que terminan dejando una capa de grasa en la superficie del agua que delata su procedencia. Igual que son malos para los seres vivos submarinos, también lo son para ti.
  5. Si ves a algún animal marino muerto comunícalo a las autoridades competentes.
  6. No dejes que nadie de tu alrededor buceando se lleve como trofeo a casa un coral, una estrella de mar, en definitiva, especies protegidas que sin ellas nuestros mares se mueren.
  7. Contagia tu pasión por el cuidado oceánico, a cuántas más personas llegue el mensaje mucho mejor.
Print Friendly