SCOUTS VOLUNTARIOS EN MARRUECOS

El primer grupo de Scouts voluntarios en Marruecos que han viajado gracias al convenio de colaboración con la ONG Felicidad sin Fronteras y ASDE Scouts de España ya han regresado a sus lugares de origen, y ahora y hasta el 17 de agosto, están los del segundo grupo.imagen destacada noticia

La Organización Felicidad sin Fronteras ofreció a los scouts la posibilidad de trabajar en la restauración del Campamento Toumlilin, a 5 km de Azrou, en el Atlas Medio, un territorio con gran riqueza medioambiental.

Del 13 al 27 de julio los scouts han comenzado la rehabilitación (prevista en 4 años) de un campamento que llevaba 19 años sin ser habitado. Un total de 24 scouts llegados de Madrid, Toledo, Logroño, Sevilla, Pamplona, Alfaro y Marruecos.

Como ellos mismos cuentan en la página de Facebook de Felicidad sin Fronteras, los comienzos fueron duros: “Empezamos desde 0. Literalmente, porque no había ni siquiera materiales para empezar a trabajar, debido a que una serie de problemas burocráticos retrasó la llegada del material al campamento. Esto fue una dificultad añadida para realizar las tareas que teníamos que hacer, ya que es complicado barrer sin escobas o recoger basura sin bolsas. Pero el scout no se rinde ante las dificultades, así que agudizamos el ingenio. Entre otras cosas, convertimos una mata de ramas de cedro en una estupenda escoba para barrer el polvo y la hojarasca, suciedad que depositamos en sofisticados recogedores hechos a base de tablones de madera.”

Además, lo que más ha unido al grupo, según las palabras de Sara del Campo, una de las voluntarias y Presidenta de ASDE Scouts de la Rioja, ha sido el problema de no tener agua en el campamento, salvo por una fuente que estaba a 10 minutos caminando.

Recalca que la experiencia ha sido insuperable en el sentido del gran trabajo en equipo y la solidaridad y amistad para toda la vida despertada en el grupo.

Superando las dificultades, han logrado poner en marcha el acondicionamiento de los lavaderos, de los caminos hacia el campamento, delimitados con piedras encaladas, la construcción de escaleras, y otras mejoras en los diferentes pabellones.

texto marruecos


La experiencia vivida les ha hecho crecer y valorar la vida que llevan como ciudadanos en un país como el nuestro. Y además de gratificante, han podido aprender nociones básicas de árabe y conocer el entorno y la cultura de las amables gentes del Atlas.

 

Print Friendly, PDF & Email
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *