#YOSOYREFUGIADO

SIRIA-1El conflicto de Siria  iniciaba en 2015 su quinto año con un balance humanitario dramático. Durante todo este tiempo se ha fracasado en la búsqueda de una solución y, frente al recrudecimiento de los últimos meses, millones de personas buscan hoy desesperadamente salvar su vida y la de sus familias. Para ello han abandonado sus hogares y sus ciudades en una carrera contrarreloj para huir del horror y el espanto.

“Solo porque no esté pasando aquí, no quiere decir que no esté pasando” Campaña de Save the Children

Según datos facilitados por el Alto Comisionado de Naciones Unidas (ACNUR), actualmente hay cerca de 12 millones de personas sirias que necesitan asistencia humanitaria y cerca de 350.000 ha solicitado petición de asilo en Europa.  De entre todos ellos los más vulnerables son los niños y jóvenes que suman casi el 49% de las personas movilizadas (según datos de europa press de los refugiados registrados).

Durante los últimos días se han sucedido imágenes impactantes y desgarradoras sobre miles de personas que huyen del terror y de la muerte. En un intento de salvar sus vidas buscan cruzar las fronteras de los países a los que se dirigen.

El debate en Europa está abierto y las organizaciones sociales, y por supuesto ASDE Scouts de España, exigen a nuestros gobiernos que tomen una decisión con urgencia sin olvidarse de que esos rostros que nos miran desde el otro lado no disponen de ese tiempo.

De acuerdo con la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados, un refugiado es una persona que “debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país; o que, a causa de dichos temores no quiera regresar a él”.

Teniendo en cuenta esta definición y en función de hacia dónde se desplacen, los refugiados vivirán procesos diferentes ya que cada país establece unos requisitos para solicitar ese estatus y por tanto lo que se conoce como Protección Internacional.  Los países de acogida tienen a su vez que cumplir con una serie de obligaciones como por ejemplo  no expulsar ni devolver a los refugiados o solicitantes de asilo a cualquier país donde puedan correr peligro, comprendido, claro está, el mismo país del cual huyen.

Meses pueden pasar desde que una persona solicita el reconocimiento del estatus de refugiada hasta que el país de acogida así lo apruebe. Durante ese tiempo estas personas suelen permanecer en los Centros de Acogida de Refugiados que en muchos casos son gestionados por entidades especializadas como la Comisión Española de ayuda al refugiado, CEAR.

“No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que el modo en el que trata a sus niños.” Nelson Mandela

 

Niños refugiados en medio de una crisis humanitaria: una infancia truncada

Quién, cómo y por qué empezó el conflicto es poco importante para los niños y niñas una vez que se ha desatado la guerra. Tal y como denuncia la Cruz Roja y la Media Luna Roja Internacional, aunque el Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos garantizan una protección especial a los niños y niñas, demasiados son los que se encuentran envueltos en conflictos armados.

Los niños y niñas son particularmente vulnerables a los estragos de la guerra. Según un estudio de Naciones Unidas sobre los niños en la guerra confirma que “La violencia física, sexual y emocional a la que se exponen destroza su mundo. La guerra socava los fundamentos mismos de la vida de los niños, destruyendo su hogar, dividiendo sus comunidades y mermando su confianza en los adultos”.

Desde los movimientos internacionales de ayuda humanitaria y de emergencia se presta en primer lugar ayuda alimentaria y médica a los menores e intenta buscar soluciones a largo plazo para velar porque se respeten sus derechos fundamentales.

La puesta en marcha de proyectos a largo plazo es un requisito fundamental para asegurar la estabilidad y un futuro a los niños y niñas. Volver cuanto antes a la normalidad de la vida cotidiana favorecerá que las secuelas tanto físicas como psíquicas se superen más rápidamente.

No esperes más comienza a aportar tu granito de arena

  1. Infórmate
  1. Sensibiliza. Haz que tú mundo se entere
  1. Visibiliza y moviliza. Súmate a algunas campañas a través de tus redes sociales
Print Friendly
2 comentarios

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *