Chad es un país ubicado en África central, sin salida al mar que limita con Libia al norte, con Sudán al este, con la República Centroafricana al sur y Camerún, Nigeria y Níger al oeste. Tiene tres grandes regiones geográficas que marcan y definen su territorio: al norte, la zona del desierto del Sahara, en el centro, el árido cinturón de Sahel, y al sur, la sabana sudanesa fértil.

 Actualmente, Chad es el quinto país a la cola del IDH. Lamentablemente este es,  como muchos otros casos, uno de esos países con una gran riqueza en cuanto a recursos (por ejemplo petróleo) pero donde la gente vive sumida en una pobreza extrema (menos de 1$ al día). Esto es, entre otros motivos, una de las grandes causas de su inestabilidad social, económica y política. Más del 80% de la población vive en la pobreza como agricultores y ganaderos de subsistencia, siendo el sorgo y el mijo los cereales más cultivados, y las ovejas, cabras, burros y caballos, la ganadería más extendida, ubicada sobretodo en la zona del Sahel. El algodón ha sido históricamente la principal exportación del país, aunque desde 2009, el petróleo ha sobrepasado la exportación del algodón.

Cada año un sistema climático tropical, conocido como la zona de convergencia intertropical, atraviesa Chad de sur a norte, trayendo consigo una época de lluvias que dura desde mayo a octubre en el sur y desde junio a septiembre en el Sahel. En 2010, tuvieron lugar las peores lluvias en 40 años que anegaron cosechas y pozos, y aislaron pueblos enteros. Esto no hizo sino agravar los efectos de la larga sequía de 2009, que había provocado una caída importante de la producción agrícola.

Mientras existen varios partidos políticos activos en el país, el poder recae firmemente en las manos del presidente Déby y su partido, el Movimiento Patriótico de Salvación. Actualmente sufre una gran violencia política y frecuentes intentos de golpes de estado, además de ser refugio de cientos de miles de sudaneses que huyeron de su país por la crisis de Darfur (conflicto de origen racial de la región de Darfur (Sudán), que comenzó en 2003.

Con respecto a la situación de la mujer, la poligamia es común y el 39% de las mujeres viven en esta situación. Aunque se prohíbe la violencia contra la mujer, la violencia doméstica es común. Además, la mutilación genital femenina está prohibida, pero la práctica está profundamente arraigada en las tradiciones: 45% de las mujeres del Chad se someten al procedimiento. Las mujeres carecen de igualdad de oportunidades en educación y formación. Aunque las leyes de propiedad y herencia no discriminan a la mujer, los líderes locales juzgan la mayoría de los casos de herencias a favor de los hombres, según la práctica tradicional.

 Crisis alimentaria

 El cinturón de Sahel, que atraviesa África de este a oeste, se enfrenta hoy a una grave crisis alimentaria que afecta a aproximadamente 23 millones de personas, de las cuales, 1.5 millones son niños (Europapress.com, lunes, 13 de agosto de 2012).

La FAO señala que la crisis que sufre el Sahel se debe a “una combinación de factores”: la sequía, el fuerte descenso en la producción de cereales y su elevado precio, la escasez de forraje para el ganado, la reducción de las remesas de los emigrantes en diversos países, la degradación medioambiental, el desplazamiento de la población y una pobreza crónica. Otros factores que se deben tener en cuenta también en el problema son la inestabilidad política de los países que componen el Sahel, y al aumento de precio en los mercados internacionales de los alimentos básicos.

Chad, con una población perteneciente a más de 200 etnias, es el hogar de 10.780.600 personas. La crisis alimentaria afecta ya a 3.6 millones de chadianos (28% de la población del Sahel, según fuentes de Intermon Oxfam), y si no se actúa rápido, haciendo llegar alimentos a la zona, el número de afectados seguirá aumentando.

Ahora es necesario redoblar los esfuerzos en todos los niveles para reforzar la capacidad de los agricultores pobres para resistir crisis futuras (desastres naturales, volatilidad de los mercados, crisis financieras) e impulsar la productividad agrícola de modo que contribuya a la seguridad alimentaria y nutricional a largo plazo.

Infancia y Juventud

En Chad, Burkina Faso, Malí, Mauritania, Níger y el norte de Senegal, las tasas de malnutrición rondan entre el 10 y 15%. Además, más de 1 millón de niños corren peligro de una desnutrición aguda grave. Esta crisis alimentaria sucede a la que azota la parte Oriental de la franja, en el Cuerno de África[i]. Chad es uno de los países con más altos índices de desnutrición crónica lo que viene a agravarse por la grave crisis alimentaria que sufre en la actualidad.

Los desplazamientos también caracterizan las vidas de habitantes del Chad. El Chad oriental se ha visto inundado por el influjo masivo de refugiados provenientes de Darfur de los cuales alrededor del 60% son niños. En el sur del Chad, se ha producido también la llegada de miles de refugiados huyendo del conflicto armado en la República Centroafricana. La llegada de tantos refugiados ha empeorado significativamente los indicadores estadísticos básicos para niños y niñas en el Chad.

El porcentaje de recién nacidos con bajo peso, situación que disminuye las probabilidades de supervivencia, crecimiento, salud y desarrollo del recién nacido, es del 22 %. Además, sólo el 3% de mujeres practican la lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del bebé, una práctica que se considera clave para la supervivencia infantil pues proporciona nutrientes que necesita el bebé  y le protege contra enfermedades.

También muchos niños en Chad no disponen de fuentes de agua seguras,  y esto trae consigo enfermedades como la diarrea. Sólo la mitad de los niños y niñas del Chad está completamente inmunizada contra las principales enfermedades prevenibles.

La tasa de mortalidad infantil de menores de cinco años es del 20% y cerca del 30% de todos los niños y niñas del país presentan deficiencias del crecimiento. UNICEF calcula que 127.000 niños menores de cinco años en el Sahel requieren un tratamiento para salvarse de la desnutrición.

Solo el 9% de los recién nacidos son inscritos en un registro, lo que les perjudica durante toda su vida con problemas, por ejemplo, con la cobertura sanitaria, los servicios nutricionales, la escuela, la protección de abusos y el derecho a voto.

El VIH/SIDA afecta a 18.000 niñas y niños menores de 14 años. Las infecciones respiratorias agudas, el paludismo y las enfermedades diarreicas son las causas de muerte más comunes.

A nivel educativo, aunque la asistencia es obligatoria, la tasa de matriculación en la escuela primaria para las niñas es del 51%, muy por debajo de la de los niños del 75%. El porcentaje de alumnos que termina la escuela primaria es solo del 38% en 2009. Entre algunas de las causas encontramos la dispersión de la población del país y a un cierto grado de reticencia por parte de los padres a enviar a sus hijos a la escuela. La diferencia en la educación secundaria entre niños y niñas aumenta. El acceso de las niñas a la educación superior es todavía muy pequeño. En 2008, solo el 13% del alumnado matriculado era mujer.

La tasa de  alfabetización de jóvenes de 15 a 24 años, que muestra grandes diferencias en cuanto a sexo, es del 54% en chicos y del 39% en las chicas. El trabajo infantil se sitúa 48%, siendo mas frecuente entre las niñas que niños. El trabajo suele interferir con la educación de los niños y niñas, lo que explicaría el reducido porcentaje de niños y niñas que terminan su etapa primaria.

Una tercera parte de los matrimonios se producen a la edad de 15 años. Algunas consecuencias negativas son la separación de la familia y los amigos, la falta de libertad para relacionarse con las personas de la misma edad y participar en las actividades comunitarias, y una reducción de las oportunidades.

En el este del Chad, donde existe una situación de conflicto armado y violencia generalizada, niños y niñas son utilizados como soldados por las fuerzas y grupos armados (os recomendamos echar un vistazo a la Guía de Práctica de Proyectos de Cooperación Internacional elaborada desde ASDE, donde podréis encontrar más información sobre los niñas y las niñas soldado. Está disponible online a través del siguiente enlace: http://issuu.com/scout_es/docs/guia_cooperacion/1). Algunos menores son forzados o convencidos para unirse a las armas, y otros motivados por su situación de pobreza, ausencia de educación o de trabajo, por vengar la muerte de familiares o proteger a su familia de posibles ataques de otros grupos. Los menores entre 13 y 17 años suelen ser enviados a las líneas de combate, mientras que los menores de tan sólo 10 años son utilizados como porteadores y mensajeros. El reclutamiento y utilización de niños menores de 15 años de edad como soldados está tipificado como crimen de guerra por la Corte Penal Internacional.

Esta es la respuesta de la sociedad frente a lo que sucede

Los movimientos sociales están en general muy poco desarrollados en Chad. Por ello gran parte de las acciones para mejorar los problemas antes mencionados son llevadas a cabo por Organismos relativos a la ONU.

Frente a la crisis alimentaria y la sequía

Sultanatos y jefes tradicionales prestan oasis a cooperativas de producción durante entre 5 y 10 años, mientras que la FAO (siglas en inglés de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) ayuda a construir puntos de agua provistos de bombeo y proporciona semillas, herramientas y capacitación a los agricultores. En el año 2010 MSF (Médicos sin Fronteras) instaló cinco Centros Ambulatorios de Terapia Nutricional en la región de Gera para atajar el aumento de la tasa de desnutrición severa. A esta labor se suman los 276 que mantenía en abril de 2012 UNICEF

 

Por primera vez, este año 2012 los países del Sahel más afectados por la desnutrición lanzaron alertas tempranas y, junto con las organizaciones de ayuda, desarrollaron un ambicioso plan de respuesta a finales de 2011 que incluía tratamiento de un millón de niños con desnutrición severa y distribución de alimentos a base de leche, específicamente diseñados para cubrir las necesidades nutricionales de los niños e impedir que contraigan desnutrición. En los últimos siete meses, más de 72.000 niños con desnutrición aguda severa han sido admitidos en los programas nutricionales de MSF en el Sahel. Una cifra que, aunque similar, supera la del mismo periodo el año pasado. No obstante, las organizaciones sobre el terreno advierten de la necesidad de establecer planes estructurales a largo plazo que aboguen por el acceso gratuito a la sanidad y por programas de nutrición infantil.

Frente a los/as desplazados/as

En Junio de 2012 ACNUR contaba con 336.000 refugiados en los campos localizados en Chad, procedentes de conflictos en Sudán y la República Centroafricana, pero también desplazados internos del propio Chad. La organización proporciona en estos campos alimento, pero también asistencia médica y educación. ACNUR y el gobierno chadiano trabajan en un plan para la relocalización de todos los desplazados internos antes de finalizar 2012. Para ello se enfrentan al reto de constituir en los lugares de origen al menos unas condiciones similares a las de los campos en materia de seguridad alimentaria, salud y educación.

Frente al uso de menores con fines militares

En 2007, el Gobierno del Chad firmó un acuerdo con UNICEF para establecer un programa de rescate para niños soldado. Cuando un grupo armado firma un acuerdo de paz con el gobierno o es capturado, los menores desmovilizados son enviados a un centro de la capital gestionado por CARE International, en el que reciben formación y atención psicológica. Desde 2007 más de 800 niños han participado en este programa.

Frente a los problemas de la mujer

CELIAF es la Célula de Unión e Información de las Asociaciones Femeninas de El Chad. Su trabajo, consistente en la presión sobre organismos y la realización de informes técnicos a cerca de la situación de la mujer ha sido premiado en la SENAFET (Semana de la Mujer chadiana) de 2012. Este evento se celebra por decreto gubernamental desde 2003 todos los años la semana del 8 de Marzo (día internacional de la mujer), y su objetivo es dar visibilidad al papel de las mujeres en el Chad.


[i] El Cuerno de África es la región del África oriental, ubicada en donde desagua el mar Rojo con el océano Índico en la parte meridional del golfo de Adén, frente a la península arábiga. Es una de las regiones más pobres del mundo, donde el hambre es una amenaza constante. Está conformado por la totalidad de los países de Somalia, Yibuti, Eritrea y Etiopía. Recibe el nombre de cuerno de África debido a la forma triangular que se evidencia en la cartografía.