MUJER, FEMINISTA, LESBIANA Y SCOUT


El jueves es el día de la visibilidad lésbica y quería hacer algo especial. Hoy quería contaros como es ser lesbiana en el escultismo, pero obviamente no debo ser yo quien lo cuente, así que paso a convertirme en una herramienta para haceros llegar las palabras de Ali.

Soy mujer, feminista, lesbiana y scout, en ese orden y orgullosa de ser cada una de estas cosas. Entré en escultismo ya de scouter, haciendo las prácticas del curso de monitora, y mi grupo se convirtió en una burbuja, un lugar en el que evadirme de las cargas sociales que tenía fuera de él, ya que en aquella época el grupo estaba bastante alejado de la heteronormatividad. Había otras chicas que vivían libremente su sexualidad, independientemente de su orientación y eso hizo que fuera más cómodo para mi y que poco a poco me fuera abriendo a las demás.

Ha sido un largo camino, que aún sigo recorriendo, y un gran aprendizaje. Al principio tenia miedo o reparo, sobre todo por las familias, ya que no sabía cómo se lo iban a tomar y yo no había salido del armario.

Entré más tarde a participar en equipos de Exploradores de Madrid y fui conociendo otras realidades de personas del colectivo, que hicieron que fuera viviendo con más naturalidad todo. Todas estas vivencias me empoderaron como lesbiana, hasta que me encontré a Darko, al que veía que vivía su sexualidad de una manera muy abierta y sin problemas y juntas decidimos crear el Equipo LGTB. Yo quería sobre todo poder apoyar a nuestras chavalas y otras scouters y que no lo pasaran tan mal cómo pude pasarlo yo al principio.

Ahora ya he salido del armario en todos los ámbitos (scouts, familia, trabajo…) y creo que esta visibilidad puede ayudar otras mujeres me tengan como referente y esto las puede llevar a empoderarse y sentirse realizadas sin complejos.

También es cierto que los tiempos van cambiando, pero cuando voy a mi grupo aún se ven diferencias entre hombres y mujeres y se nota que queda mucho trabajo por hacer, igual que en “las altas esferas” las caras visibles siguen siendo hombres. El movimiento scout no deja de ser un reflejo de la sociedad y es necesario cambiarla, trabajando mucho,”desaprendiendo”, recibiendo formación y haciéndonos visibles.

Espero que mis palabras os lleguen y poco a poco seamos más las que lideremos y seamos referentes de ese gran cambio. Y recuerda:

“La scout es amiga de todas y hermana de cualquier otra scout” Alicia Gálvez.

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *