¿CÓMO DE GRAVE ES LA CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA EN LAS CIUDADES?

Desde hace un tiempo se ha desatado cierta polémica en torno al tema de la contaminación atmosférica en las grandes ciudades. ¿Es realmente tan grave este problema? Pues sí. Te contamos por qué.

La contaminación atmosférica se define como  la presencia de partículas dañinas en el aire  que afectan tanto al bienestar medioambiental como a la salud de los seres humanos. El consumo de combustibles fósiles es su principal causa y desde que se tiene registro del problema, las grandes industrias y plantas de energía habían sido los mayores promotores. Pero en los últimos años, el aumento del número de vehículos y portes alrededor del mundo ha situado a los medios de transporte en los mismos niveles de peligrosidad.

Estas grandes aglomeraciones de vehículos se dan fundamentalmente en las ciudades. Madrid y Barcelona superan cada poco tiempo los máximos de emisiones contaminantes y se ubican entre las peores ciudades de Europa en la lucha contra la contaminación.

Sabemos que la contaminación de la atmósfera es culpable de la lluvia ácida y la destrucción de ecosistemas, los daños a la capa de ozono y el calentamiento global, pero sus efectos tienen también presencia en nuestro día a día.

La polución del aire puede causar enfermedades respiratorias y virales, conjuntivitis, sinusitis o cáncer, así como debilitar el sistema inmunológico y agravar los síntomas de enfermedades cardiovasculares. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), cerca de 1’4 millones de muertes en el mundo derivan directamente de enfermedades causadas por la presencia de contaminación en el aire.

6.860 personas murieron en España en 2016 de forma prematura por la contaminación atmosférica, seis veces más que el número de fallecidos por accidentes de tráfico.

Como ves, nos jugamos mucho con la calidad del aire. No es sólo una causa ecológica, es una emergencia sanitaria. De forma individual, podemos tomar medidas de prevención como reducir el consumo general y el uso de automóviles o evitar la quema de basuras y los incendios forestales, pero debemos hacer algo más. Somos ciudadan@s y scouts, es nuestra obligación tomar conciencia del problema y exigir a gobiernos y empresas medidas para rebajar la contaminación.

No dejes a un lado este problema, lo que respiras ¡depende de ti!

Print Friendly
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *