Día Mundial de Lucha contra la Desertificación

El Día Mundial de Lucha contra la Desertificación se celebra el 17 de junio en todo el mundo. Este año, se centra en «lograr la seguridad alimentaria para todos a través de sistemas alimentarios sostenibles». Con la consigna de «El que algo quiere, algo le cuesta, invirtamos en suelos sanos», la celebración quiere llamar la atención sobre la importancia de llevar a cabo estas acciones:

  1. Un cambio en el uso de la tierra, apostando por una agricultura más sostenible y que se adapte al cambio climático, en especial en aquellas zonas áridas en las que la escasez de comida es cada vez mayor.
  2. Un mayor acceso a los avances tecnológicos y a la titularidad de tierras de los pequeños agricultores que respetan el Medio Ambiente .
  3. Un mayor equilibrio entre las finalidades ecologistas y el consumo de alimentos.
  4. Un aumento de las inversiones encaminadas a promover mejores prácticas y un sistema de producción más sostenible.
  5. Un aumento de las acciones encaminadas a visibilizar las consecuencias de la desertificación.

Unos 805 millones de personas en el mundo no tuvieron acceso a los nutrientes necesarios entre 2012 y 2014. La gran mayoría viven en países en vías de desarrollo. La lucha contra el hambre requiere estrategias que tengan en cuenta el desarrollo económico, la gestión de los desastres naturales y conocer la cantidad de nutrientes que consume la población.

La desertificación en España

Las zonas susceptibles de sufrir desertificación son las áreas áridas, semiáridas y subhúmedas secas. Amplias zonas de nuestra geografía se encuentran potencialmente afectadas por el proceso. De hecho, más de dos terceras partes del territorio español pertenecen a las categorías de áreas áridas, semiáridas y subhúmedas secas. Mapa de riesgo de desertificación.

Causas y efectos de la desertificación

  1. Clima semiárido en grandes zonas, sequías estacionales, extrema variabilidad de las lluvias y lluvias súbitas de gran intensidad
  2. Suelos pobres con marcada tendencia a la erosión
  3. Relieve desigual, con laderas escarpadas y paisajes muy diversificados
  4. Pérdidas de la cubierta forestal a causa de repetidos incendios de bosques
  5. Crisis en la agricultura tradicional, con el consiguiente abandono de tierras y deterioro del suelo y de las estructuras de conservación del agua.
  6. Ocasional explotación insostenible de los recursos hídricos subterráneos, contaminación química y salinización de acuíferos.
  7. Concentración de la actividad económica en las zonas costeras como resultado del crecimiento urbano, las actividades industriales, el turismo y la agricultura de regadío, lo cual ejerce una intensa presión sobre los recursos naturales del litoral.

La combinación de factores y procesos como la aridez, la sequía, la erosión, los incendios forestales, la sobreexplotación de acuíferos, etc., da origen a los distintos paisajes o escenarios típicos de la desertificación en España.

Enlaces relacionados

 Fuente: Naciones Unidas, Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente
Print Friendly, PDF & Email
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *