CONSUME CONCIENCIA

Desde hace 22 años, el 4º viernes del mes de noviembre tienen lugar dos celebraciones que se contraponen en su objetivo: el viernes negro (Black Friday) y el Día Sin Compras (Buy Nothing Day).

El “Viernes negro”, de origen estadounidense, inaugura la temporada de compras navideñas justo al día siguiente de la celebración de Acción de Gracias. Desde hace años cada vez son más los países que celebran este día.

En cambio, el Día Sin Compras, no busca acabar con el consumo sino hacer que la gente lo haga de una manera responsable y no se vea presa de unas necesidades materiales que realmente existen. Es la celebración de un día simbólico y crítico contra nuestro modo de consumo, social y medioambiental insostenible. Es un día que nos recuerda la necesidad de un consumo crítico y sostenible durante otros 364 días al año frente al consumo que en estas fechas se ve disparado. Así que recuerda, el viernes 28 es el Día Sin Compras, y todos los demás del año los de las compras responsables.

A esta iniciativa cada vez se van sumando nuevos países y numerosas organizaciones ciudadanas que ponen en marcha actividades con el objetivo de que los ciudadanos nos impliquemos con este compromiso imprescindible sin  olvidarnos el colapso medioambiental al que estamos llegando y del que nos habla el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, que este mismo mes de noviembre denunciaba el origen humano de los cambios ambientales que se están produciendo y la imperiosa necesidad de ponerles límites ¡Ya!

 fuente peridodico Nueva tribuna.esVS      blackfriday

Algunas propuestas para celebrar este día son:

  • No acudir a centros comerciales y grandes almacenes
  • Reducir al máximo las compras limitándolas a lo realmente necesario
  • Salir a la calle a denunciar un sistema insostenible medioambientalmente

Desde ASDE Scouts de España creemos que es necesario replantearnos seriamente nuestro modelo de consumo que consideramos insostenible no solo a nivel medioambiental sino también social, económico y humano desde el punto de vista de la privación de derechos. Como ciudadanos y ciudadanas tenemos la responsabilidad de ser conscientes de cómo el consumo y nuestros patrones de compra afectan al mundo en el que vivimos. Conociendo las consecuencias que generan nuestras demandas podemos tomar decisiones sobre qué y cómo consumir.

Por último, no podemos olvidarnos que se acercan las fiestas navideñas, días de un consumo mayor de lo normal. Intenta que tus regalos y tus comidas aporten algo a la sociedad.

Recursos y enlaces:

 

Print Friendly, PDF & Email
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *